Patrocinador

Radios


Construir en desorden sin que nadie haga respetar la Ley

Sat, 02 Nov 19 21:39:19 -0500


Por Joaquín W. Chávez (Director de investigación y redacción de www.intipucacity.com)

Hace unos días, mientras esperaba que al conductor de un bus le diera la gana de moverse de la esquina del “mercadito” de nuestro Intipucá, fui testigo de una situación cómica, un joven estudiante venía caminando desde el Complejo Educativo hacia el Centro, éste muchacho, estaba totalmente  distraído en su teléfono móvil cuando de repente se estrelló con una verja construida sobre la acera. A pesar de la risa que esa escena provocara, giré la mirada en y en esa esquina se repite ese patrón en todas las direcciones: la vía pública ha sido tomada por las personas sin que se haga nada para evitarlo.

Hay una idea extendida en los países en vías de desarrollo como el nuestro, de que la ciudad es, intrínsecamente, caótica. Es parte de su esencia, de su configuración. Es su manera o instinto natural de sobrevivencia ante procesos de transformación provocados por fuerzas externas. El caos es su manera de transformar su propia organización, orden o estructura urbana. Por lo mismo, para muchos este tipo de acciones y abusos de tomarse los espacios públicos se ha normalizado, y para un segmento es incluso irónico el insistir en concebirlas desde el orden.

En ciudades pequeñas como Intipucá, en el que pretendemos hacer del turismo el buque insignia del municipio, no se puede admitir el desorden e irrespeto en el crecimiento o remodelación de las construcciones. Una pequeña ciudad debe estar diseñada de una manera confortable y segura, que garantice a sus ciudadanos el derecho al libre tránsito, debe contar con aceras adecuadas, en buen estado y sin obstáculos. La palabra desarrollo, convertida casi en un estribillo por las autoridades municipales actuales, no se circunscribe únicamente a un jingle de campaña o palabra que rime dentro de un verso, es también ejercer la autoridad que permita que todos respetemos las ordenanzas y leyes para una mejor convivencia.

Las aceras son superficies pavimentadas que se construyen con el propósito de facilitar la movilidad de los peatones en las zonas urbanizadas. En Intipucá, sin embargo, esta función ha sido limitada y hasta anulada en algunos lugares, debido a los usos inadecuados que se les da a estos espacios. Sin que ninguna autoridad lo impida, con frecuencia las aceras son utilizadas como parqueos improvisados, instalación de arriates para jardines, construcción de verjas, columnas de concreto, depósitos de construcciones, talleres, paradas del transporte público, escaparates de tiendas, y puntos de venta de vendedores informales. A esta lista se agregan los imbornales sin tapas y las rupturas y desniveles que muestran las aceras por falta de mantenimiento.

Los llamados a resolver los problemas generados por el mal uso de las aceras son principalmente las Alcaldías. Según el artículo 9 de Ley de Urbanismo y Construcción son las Alcaldías, los entes obligados a tomar las medidas necesarias para hacer cumplir dicha ley, para lo cual pueden incluso decretar sus propias ordenanzas que les permitan normar y gestionar el espacio público; también el artículo 4 numeral 23, dicta que es facultad del municipio garantizar la libre circulación en calles y aceras en las que no debe haber infraestructura y otra construcción que la obstaculicen, en casos particulares, las municipalidades pueden auxiliarse del Ministerio de Obras Públicas.

***************

En Intipucá, según el Manual Descriptor de Cargos Y Categorías de la municipalidad, corresponde al Jefe de la Unidad de Planificación: a) Verificar  las  líneas  autorizadas  de  nuevas  construcciones  o remodelaciones  de  las  ya existentes; b) Verificar  y recibir  obras  construidas  de acuerdo  a planos  aprobados,  levantando  el  acta correspondiente; y c) Atender denuncias de construcciones, lotificaciones  ilegales, notificando al infractor. Atender denuncias de construcciones, lotificaciones  ilegales, notificando al infractor. Todas estas funciones al parecer no fueron cumplidas por quienes han desempeñado esa función.

Al consultar con personal de la Alcaldía, manifiestan que el Jefe la Unidad de Planificación fue despedido desde mayo de 2018; que desde entonces nadie ha sido nombrado; empero, esas facultades de verificación y control de construcción y ordenamiento fueron transferidas a la Unidad de Catastro. Actualmente, la Unidad de Catastro Municipal cuenta con dos personas, los ingenieros civiles Romeo Chávez y Alexander Benítez, son los encargados de verificar que cada construcción cumpla no solo con las ordenanzas municipales de Intipucá, sino también con la Ley de Urbanismo y Construcción.

El Problema de la mayoría de tomadores de decisión que sus cargos dependen del sufragio popular, es que para no perder los votos de las familias, toleran todo tipo de abusos, es inverosímil que algunas construcciones se tomaran toda la acera, que establezcan en ellas parte de sus negocios o que se permitan ventas incluso en medio de la calle. Se comprende el argumento de que todos tienen el derecho de trabajar y llevar el sustento a sus familias, pero se deben crear políticas de ordenamiento integral y tener la voluntad para ejercer la autoridad, independientemente que  los infractores sean amigos, parientes o de las familias pudientes de Intipucá. La ley se debe aplicar por igual.

Nos decía un trabajador de campo, a manera de confesión, que es muy excepcional que los encargados del Catastro salgan a realizar las verificaciones, que es a ellos como empleados del aseo público que recorren las calles del casco urbano que les giran instrucciones de informar de cualquier construcción, algunos lo hacen, otros no. Y asi es como al parecer nos hemos ido convirtiendo en el pueblo de la anarquía donde cada quien ejerce su autoridad a la medida de su voluntad; y que muchas veces la voluntad de los ciudadanos incluye tomarse la acera y los espacios públicos, con la total complacencia de las autoridades municipales.

***************

A pesar de que la Ley con meridiana claridad otorga la facultad a la  municipalidad de regular el uso de espacios públicos que incluye las aceras, no se cuenta con la voluntad de hacer cumplir las Leyes y Ordenanzas, es el problema de nuestro país, en el que se privilegian los cálculos electorales por sobre el bienestar común. Las aceras obstruidas se han convertido en un dolor de cabeza que no se quiere abordar con la seriedad ni con la rigurosidad que exige el problema, el personal no toma las medidas represivas reconocidas en la misma Ley, y que son  necesarias para impedir que estos espacios sean tomados o construidos.

En Intipucá, la Ordenanza de Tasas por Servicios Municipales reconoce que los espacios públicos  son dominio del municipio, el artículo 15 de la aludida Ordenanza, reza que: se entenderá dentro del rubro de plazas y sitios públicos, toda edificación o lugar con construcción o sin ella incluyendo calles, avenidas, pasajes y aceras….. en consecuencia la persona natural y jurídica que ocupe locales o puestos en las mismas, para el objeto indicado, deberá pagar la tasa correspondiente del mencionado rubro, previa autorización de esta municipalidad. 

Ahora bien, a pesar de que la ordenanza pareciera permitir las construcciones en las aceras, en realidad no lo es, por el contrario toda señala que todas esas construcciones ocupan autorización por parte de la municipalidad, en ese sentido, si bien la autoridad máxima es el Concejo Municipal, pero desde el Catastro, no se ha tenido la valentía de recomendar que sea a través de la municipalidad o incluso de los jueces, hacer cumplir el límite de la línea de construcción, para que de respeten los espacios públicos para el libre tránsito de los peatones. La población también tiene una buena cuota de culpa, la mayoría de Intipucá tiene la experiencia de vivir o haber vivido en Estados Unidos, y es incompresible como muchos, sabiendo como son los procesos de construcción y de respeto a las líneas peatonales, en nuestro país no les importa e irrespetan las mismas leyes.

***************

Mientras otras ciudades hacen un esfuerzo por lograr un ordenamiento urbano, nosotros como pueblo parece ser que hemos comenzado a aplicar la Ley de la Selva, nos acomodamos y construimos donde queremos, sin sentir el mínimo temor de que las autoridades nos harán pagar por nuestros abusos. César Córdova, jefe del Departamento de Línea de Construcción y Revisión Vial de la Oficina de Planificación del Área Metropolitana de San Salvador (OPAMSS), llama “Impunidad Histórica” al hecho de que se usen las aceras como parqueo o sean tomadas por viviendas y negocios, puesto que la penalidad es poca y queda casi siempre impune la falta cometida.

Algo que debemos tener presente es que si hay construcciones que obstaculizan el libre tránsito por las aceras, y ante la pasividad de las autoridades municipales, puede denunciarlo ante el Viceministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano que tiene facultades de supervisión y de sanción. Pues no existen permisos o autorizaciones válidas entregadas por la alcaldía que avalen la construcción de obras en zonas de espacio público cómo las aceras.

Intipucá tarde o temprano puede encontrarse en medio de la explosión de turismo gracias a sus hermosas playas. A través de la influencia de las remesas aquí se han producido cambios bruscos y acelerados; empero la amplitud con la que fueron diseñadas nuestras calles y aceras, cada vez se van reduciendo gracias al desorden con la que se han hecho las nuevas construcciones, esto con la total tolerancia de administraciones municipales poco eficientes e indiferentes que han llevado al estado actual donde cualquiera puede tomarse y construir sobre una acera o hasta en la misma calle, sin que eso le traiga consecuencias.

Jane Jacobs, fue una periodista y urbanista que logró detener megaproyectos que intentaban cambiar la faz de su querida Nueva York; ella nos dejó una frase que nos resulta útil en este desorden que se están convirtiendo nuestras aceras "Las calles y sus aceras, los principales lugares públicos de una ciudad, son sus órganos más vitales. ¿Qué es lo primero que nos viene a la mente al pensar en una ciudad? Sus calles. Cuando las calles de una ciudad ofrecen interés, la ciudad entera ofrece interés; cuando presentan un aspecto triste, toda la ciudad parece triste".

Relacionados



Fanpage

Facebook

¡¡¡DESDE INTIPUCÁCITY PARA EL MUNDO!!! Desfile de inauguración del FESTIVAL DE LA PUPUSA 2019

Publicado por Intipucá City en Domingo, 10 de noviembre de 2019

Anuncios


© Intipucacity.com 2001 - 2019