Patrocinador

Radios


La mentira se tolera, jugar con la ilusión de la gente no

Tue, 29 Oct 19 23:25:30 -0500


Por Joaquin W. Chávez

El día 11 de octubre, desde la cuenta personal del alcalde, José Elenilson Leonzo Gallo, se publicaba una supuesta buena noticia para el sector de Motaxis de Intipucá, se leía en dicha "primicia" que: "vinieron a mí casa a darme la noticia por la que hemos luchado para dar luz verde en legalizar por medio del VMT para dar placas y permisos de línea, comprometiéndonos con los jóvenes de El Salvador especialmente con Intipuca para mejorar los ingresos de las familias".

Cada vez es más recurrente, por parte del alcalde, mentir sobre situaciones que generan la empatía emocional de los ciudadano, de esta forma intenta subir su alicaída imagen producto del oscurantismo con el que se manejan miles de dólares cada mes. En Junio había prometido unas campañas médicas gracias a unas supuestas donaciones de medicina del presidente Bukele; esas jornadas médicas nunca se llevaron a cabo, y de las medicinas solamente se tuvo la foto del alcalde posando; sin embargo, aquella publicación fue compartida y comentada decenas de ocasiones. Mentir, con el afán de mantener las simpatías.

Esta “noticia” de los supuestos permisos, en principio nos encontró descolocados, parte del renovado equipo de Intipucá City, son personas que están muy pendiente de la realidad nacional, y son asiduos lectores de los medios impresos, digitales y de los telediarios, así como de cuentas institucionales del Estado; y en ningún lado se había hablado de algún decreto transitorio para legalizar mototaxis. La primera reacción fue corroborar la publicación marcando primero al número 2209-1800, que es del viceministerio de Transporte, donde nos dijeron que no existían permisos para legalizar mototaxis.

Para contraste de fuentes e información, también nos comunicamos con una de las asistentes de la Comisión Legislativa de Obras Públicas, Transporte y Vivienda; consultamos si existía algún decreto transitorio o punto de agenda de esa comisión, para legalización de mototaxis, la respuesta fue también contundente: No existe en la actualidad dentro de las discusiones de esta comisión, el tema de legalización de Mototaxis. En esta comisión reconocieron que existe una pieza de correspondencia de la diputada Romero del PCN, pero que este tema aún no ha entrado a esa comisión, y mucho menos a una sesión plenaria.

Estas respuestas, aunque convicentes, no tienen la certeza de un oficio escrito, por ello se solicitó al Oficial de Información y Respuesta del Viceministerio de Transporte si existía algún decreto transitorio que permita la legalización; la respuesta la hicieron llegar mediante el oficio VMT-DGTT-180-10-2019, de fecha 25 de octubre de 2019, mediante el cual el ingeniero Francisco Raúl Arturo López Velado, director general de transporte terrestre, manifestó que el decreto mediante el que se permitió la legalización de algunos mototaxis es el Decreto Legislativo número 133, de fecha 24 de septiembre de 2009. Desde esa fecha no existe ningún otro decreto temporal o permanente que permita la legalización. Todo indica sin lugar a dudas, que esa publicación fue otra de las mentiras del edil Leonzo Gallo.

En el mundo de la política, y a la sociedad salvadoreña en particular, ya se le hizo común escuchar  mentir a los políticos; sin embargo, es una actitud  reprobable que esas mentiras jueguen con la ilusión de las personas. Detrás de cada conductor de mototaxi, hay una familia que durante años ha sufrido cada vez que sus unidades son decomisadas, y tienen que hacer gastos que andan entre los $300.00 a $500.00 para recuperarla, así como estar semanas sin poder trabajar. Para esas familias, el anuncio fue una chispa de esperanza,  por eso es totalmente condenable estas conductas.

Estas falacia no solo era una de las cada vez más recurrentes mentiras y ardides que utiliza el Edil, fue también una conducta que juega con la ilusión de este sector que en este año en particular, ha sido perseguido y hostigado debido a la no tenencia de sus permisos autorizados por el Viceministerio de Transporte. La mentira es una conducta moralmente reprochable porque quebranta el principio de confianza.  Una mentira de un individuo en el ámbito privado, se gana el reproche de las personas cercanas, pero una mentira por parte de burócratas o funcionarios trasciende y provoca afectación a muchos.

Aquella publicación, generó  más de un centenar de reacciones, decenas de comentarios positivos y celebrando el “logro”; el tratamiento de héroes o heroínas que muchas veces la sociedad  proporciona a los políticos embusteros, no permite que se autoevalúen, replanteen y procedan éticamente para construir su honorabilidad.  Así no comprenden que para rescatar esa credibilidad es necesario que efectúen un cambio en su forma de actuar.  Tampoco  la ciudadanía parece comprender que el político mentiroso que no modifica sus acciones, constituye una amenaza a una gestión transparente y accede a perpetuar la podredumbre del sistema.

La ciudadanía ya no puede ni debe seguir homenajeando el comportamiento mentiroso de los políticos. Se debe asumir la  tarea compleja de exigirle a la clase política que actúe éticamente; porque el origen de la corrupción sobreviene de la conducta deshonesta del actor público y la mentira es el ingrediente adicional para consolidarla. La ética pública aunque no es la panacea que resolverá todos los problemas que enfrenta nuestra sociedad, si constituye una importante herramienta que sirve de contrapeso para combatir  la corrupción.  .

Los asesores y profesionales cercanos al alcalde Leonzo Gallo, deben aconsejarle que la mentira crea desconfianza, distanciamiento, desasosiego. Un mentiroso en política hace un daño gravísimo. Cuando un político niega la evidencia pierde credibilidad y pierde votos. Hay que poner un límite a la mentira política. Una forma es contrastarla con la realidad. El que mejor y con más eficacia se dedicó a combatir la mentira política fue el presidente de los Estados Unidos Abraham Lincoln; él no se refirió a los límites morales de la mentira sino de lo que puede ser desmentido por la realidad. Retoma y coincide con la célebre frase sobre la mentira política que todavía resuena en los gobiernos y parlamentos de todo el mundo: “es posible engañar a unos pocos todo el tiempo. Es posible engañar a todos un tiempo. Pero no es posible engañar a todos todo el tiempo”.

Relacionados



Fanpage

Facebook

¡¡¡DESDE INTIPUCÁCITY PARA EL MUNDO!!! Desfile de inauguración del FESTIVAL DE LA PUPUSA 2019

Publicado por Intipucá City en Domingo, 10 de noviembre de 2019

Anuncios


© Intipucacity.com 2001 - 2019