¿Por qué El Salvador se quedó chiquito?

16/09/2018



Empecemos por aclarar que el 15 de septiembre de 1821, lo que se registró fue la firma del acta de independencia del Reino de Guatemala, que lo separó por primera vez, de la metrópoli española. Así lo explica el historiador salvadoreño Carlos Cañas Dinarte, quien desde sus redes sociales se ha dado a la tarea de esclarecer muchas de las creencias que giran en torno de esta fecha tan importante para toda Centroamérica.

Sí, primero lo primero. En septiembre, se recuerda el inicio del proceso independentista en cinco de las naciones que conforman la América Central: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica. No es una fiesta exclusiva de nuestra nación, por lo que es inválido afirmar ‘la Independencia de El Salvador’.

“En lo personal, creo que tenemos muchos mitos y leyendas dentro de la cabeza respecto a ese momento”, expresa el intelectual en uno de los videos que ha compartido en su muro de Facebook, específicamente el 26 de agosto de 2016.

Luego, aclara que la Independencia no se reduce a la firma de un acta, “no es una fecha denominada 15 de septiembre de 1821”. La Independencia fue un proceso que no comenzó el 5 de noviembre de 1811, como tanto se ha proclamado, con “el mal llamado Primer Grito de Independencia”.

Más bien, fue un proceso muy largo, en el que destacaron dirigentes (los que hasta hoy conocemos como próceres) y dirigidos.

El historiador, que actualmente reside en Barcelona, España, recalca que entre esos dirigentes y dirigidos también hubo mujeres, negros americanos y africanos e indígenas. Para él, es importante dignificar a los ciudadanos nativos que participaron en este momento histórico.

Asimismo, aclara que no fueron solo dos los movimientos independentistas: el del 5 de noviembre de 1811 y el 15 de septiembre de 1821, como se ha enseñado por décadas. Otra de las revueltas que vale la pena conocer es la que se gestó en Usulután, en julio de 1810, y que terminó involucrando a todo el resto del oriente del territorio.

Cañas Dinarte también menciona la existencia de tres actas que fueron firmadas el año 1823, que son las que finalmente constituyen a las provincias unidas del centro de América, conocidas como República Federal Centroamericana y que luego pasarían a ser Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y El Salvador.

Este miembro de la Academia Salvadoreña de la Historia, destaca que es importante aclarar y corregir la historia para abonar a la construcción de la identidad de los pueblos. Es clave para entender la realidad actual de nuestro país, saber cómo fue construida la nación salvadoreña. Cañas Dinarte propone hacer un proceso de revisión que nos permita esclarecer nuestra historia en pro de un futuro. “No nos cerremos a creer que todo lo que ya sabemos es la única verdad de ese proceso de independencia del reino de España”, subrayó.

En otro de los videos que el salvadoreño ha posteado en su canal de YouTube, trata de responder a la pregunta que muchos se hacen: ¿por qué El Salvador se quedó chiquito?

Primero aclara que lo que hoy es nuestro país, no existía como tal dentro de lo que fue el territorio del Reino de Guatemala, que se extendía desde Chiapas hasta la frontera con Panamá.

Ahora bien, lo que sí existía era la Alcaldía Mayor de Sonsonate, que comprendía lo que hoy son los departamentos de Ahuachapán y Sonsonate, y la intendencia y provincia de San Salvador, que englobaban las regiones de Santa Ana desde Metapán, La Libertad y Chalatenango. “… hasta llegar a San Miguel, que comprendía todo el territorio del Oriente”, explica.

El Estado de El Salvador surge tras la promulgación de la primera Constitución el 12 de junio de 1824, documento en el que se detalla que el “estado que nace en ese momento a la vida independiente”, legal y administrativa es la unión de la Alcaldía Mayor de Sonsonate con la provincia de San Salvador. Esto significa que si nuestro país se hubiese quedado con el territorio que teníamos asignado durante la época colonial, la jurisdicción de El Salvador terminaría por Armenia. De allí en adelante, sería territorio guatemalteco.

“La unión de las villas de Ahuachapán y Sonsonate con la Intendencia y provincia de San Salvador es lo que posibilitó el surgimiento del Estado de El Salvador en 1824, y después, en febrero de 1841, la constitución de la República de El Salvador”, recalcó.

El historiador aclara así que nuestro país no fue parte de grande extensiones de territorio, como sí lo fueron Guatemala, Honduras y Nicaragua. Esto, porque administrativamente era más fácil controlar las regiones. También destaca que Sonsonate era el mayor centro de producción de cacao en el Reino de Guatemala, y la intendencia de San Salvador englobaba varias de las áreas productoras de añil. “Y, además, era donde se celebraba la máxima fiesta, en el mes de noviembre, de ganado y añil de todo el reino”, destacó el intelectual, quien es muy activo en sus redes sociales.

Recientemente, señaló el error publicado en una lámina con los tradicionales próceres de la Independencia, en la que se les adjudicaba títulos equivocados, que fue lanzada por el gobierno actual. También ha criticado el uso incorrecto de la bandera salvadoreña.

Fuente: www.elsalvador.com

Comparte



Comentarios

Su comentario no debe de llevar palabras ofensivas. Aclaramos que los comentarios publicados representan Únicamente la opinión de quien escribe y en ningún momento representan la posición o pensamiento de intipucacity.com

Radios


Fiestas titulares - Marzo 2018

Responsive image

Videos


Facebook live de la semana

Facebook

Live

Archivos


© Intipucacity.com 2001 - 2017