Padres deportados podrían perder derechos sobre sus hijos

06/07/2018



Los padres que fueron deportados a sus países de origen luego de ser separados de sus hijos por las autoridades migratorias de Estados Unidos (EUA) podrían perder el rastro y los derechos sobre sus hijos, de acuerdo con lo que dijeron expertos en una llamada de prensa.

En primer lugar, los niños quedarían bajo los cuidados del Gobierno de Estados Unidos y podrían finalmente ser dados en adopción si el padre ya está en otro país y no le es posible tener acceso a asesoría legal o a un abogado que le asista en recuperar el contacto con su hijo.

Por ende, el progenitor perdería sus derechos sobre el infante y “no sería la primera vez” que algo como esto sucede.

Esto deja la puerta abierta a que el menor sea adoptado en Estados Unidos.

Si tiene a un familiar en el país y Servicios Sociales lo contacta, podría ser liberado para reunirse con ese pariente.

La Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) ha confirmado con anterioridad que dos padres salvadoreños fueron deportados de Estados Unidos sin sus hijos.

La viceministra para los Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín, había dicho un día antes que la red consular no emitiría un solo documento de viaje para los adultos detenidos que serían devueltos hasta que el caso del menor estuviera resuelto. Ya que los procesos de menores de edad no son prioridad en cortes migratorias, pueden llevar hasta años para obtener una resolución.

Los adultos, en cambio, pueden ser deportados en días.

En seis semanas de “tolerancia cero” del gobierno de Donald Trump, al menos 2,000 menores migrantes fueron separados de sus padres.

El gobierno federal aseguró que unos 500 ya habían regresado con sus parientes.

En una visita que Magarín realizó a Estados Unidos entre el 24 y 27 de junio, dos familias salvadoreñas que habían sido separadas pudieron recuperar comunicación. Pero, en total fueron casi 200 menores de El Salvador afectados por la “tolerancia cero”, que ya fue revertida por una orden ejecutiva del presidente Trump.

“Debe estar claro que debería de haber una política de ‘tolerancia cero’ para que se reúnan todas las familias que se han separado”, reclamó Tom Jawetz, vicepresidente del Centro para el Progreso Americano (CAP, en inglés), durante la llamada de prensa del miércoles pasado.

“Si uno solo que ha sido separado no ha sido reunido, no deberíamos de tener tolerancia para eso en este país”, prosiguió Jawetz.

Activistas de la Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU, en inglés) han puesto en evidencia que si para la administración fuera una “prioridad” reunir a estas familias, ya lo habría hecho.

La ACLU ganó una demanda en una corte de California hace unos días en la que el juez ordenó a Trump y a sus oficiales reunir a todas las familias separadas entre mayo y junio en un plazo no mayor a 30 días. Deberá hacerlo en 14 días si hay involucrados niños de cinco años.

Para los expertos, es el padre el que tiene que decidir el futuro de su hijo, ya sea esté en detención o que ya haya sido deportado. Los menores separados de sus parientes están en este momento bajo la tutela del Departamento de Salud y Servicios Sociales de Estados Unidos (HHS, en inglés).

“Tenemos que demandar que estos padres sean localizados y reunificados”, dijo Katharina Obser, asesora principal de políticas de la Comisión de Mujeres Refugiadas.

Fuente: www.laprensagrafica.com 


Comparte



Comentarios

Su comentario no debe de llevar palabras ofensivas. Aclaramos que los comentarios publicados representan Únicamente la opinión de quien escribe y en ningún momento representan la posición o pensamiento de intipucacity.com

Radios


Fiestas titulares - Marzo 2018

Responsive image

Videos

Facebook live de la semana

Facebook

Live

Archivos


© Intipucacity.com 2001 - 2017