logoIntipucacity.com
plantillav5

Una madre angustiada

Publicado por: Administrador | 09/04/2016

...

Columna

Escrito por: Monseñor Rómulo Emiliani


Monseñor Emiliani, soy una madre con cuatro hijos, fruto de dos relaciones. Mi primer marido, a quien tanto amé, fue asesinado cuando una triste mañana, lluviosa y fría entraba a su pequeño negocio y tres hombres armados lo agarraron y lo empujaron dentro de la tienda y lo torturaron hasta que les abrió una pequeña caja fuerte. Allí tenía el dinero acumulado de catorce días de trabajo con el que iba a pagar a los empleados y, lo demás, para los gastos de la casa. Arrodillado en el piso le pegaron dos balazos en la cabeza. Los desalmados salen huyendo cuando se encuentran con los dos empleados que llegaban al negocio y les disparan. Quedaron heridos; gracias a Dios no murieron.

De él tengo dos hijos. Los he criado con todo mi amor, pero sé que ellos sienten el vacío de su papá al que recuerdan con mucha nostalgia. Desde entonces yo llevo el pequeño negocio con la ayuda de mi hijo mayor. Después conocí a otro señor, mayor que yo, con quien me uní aunque nunca me casé con él. Esto no resultó. Malcriado, siempre descontento de todo, un hombre sin fe que se reía de mis devociones, al final decidí dejarlo.

Con él tuve otros dos hijos. Lo único bueno es que ha sido muy responsable con sus hijos y les paga sus estudios y demás gastos. Pero estoy sola. Tengo muchos miedos. Me angustia pensar que algún día asesinen a algún hijo mío. Que nos asalten, nos roben y nos maten. Cada vez salgo menos. Solo al negocio y al templo los domingos. Cuando mis hijos van a su colegio y el mayor a la universidad, los bendigo y paso el día rezando por ellos. Los espero ansiosa a que regresen. El mayor ya empieza a salir con amigos y hasta se hizo de una novia y no puedo dormir hasta que llega por la noche. Los temores me están enfermando.

Estimada señora. Lamento muchísimo la muerte por asesinato de su esposo, con quien tuvo una linda relación y de allí nacieron sus dos primeros hijos. Es un golpe duro para una mujer que amó que le maten al marido, porque eso le cambia la vida totalmente. Ser viuda, tener que levantar a los hijos, llevar el negocio heredado, todo eso en un ambiente tenso donde hay violencia y mucha maldad causa tensión, aumenta el estrés y desgasta emocionalmente. Y por lo que veo eso le ha causado un grave trauma que la ha llenado de miedos.

Por otro lado, su segunda relación fue un fracaso, aunque de ella nacieron otros dos hijos que usted con amor está criando. Vemos pues que hay en su vida dos grandes frustraciones: le arrebatan con la muerte a su amado esposo y su segunda relación fue un gran fracaso.
Hay mucho dolor en su corazón.

Pero por otro lado, usted vive atemorizada.

Quiero decirle que los temores cuando no se controlan van mermando las energías mentales y físicas. El miedo paraliza el alma. Si la imaginación corre por su cuenta, uno va creando en la mente castillos de susto y de terror con toda clase de fantasmas. Los miedos cuando marchan por su cuenta arrancan la lucidez mental e impiden a la persona encontrar soluciones a los problemas. Le digo esto para que esté consciente de que tenemos que vencer los miedos y temores para poder vivir una existencia digna. Eso no quita la triste y dolorosa realidad que estamos viviendo donde la violencia está presente y la inseguridad golpea a toda una sociedad.

Le pido en primer lugar que crea firmemente en la resurrección. Su esposo está en el cielo y el intercede por ustedes. Él está feliz y en plena realización contemplando a Dios. Segundo, está muy bien que ore por sus hijos y los cuide. Pero no los llene de miedos.

Ellos tienen que seguir viviendo con prudencia, saber a dónde van, escoger bien a sus amigos, horas de llegada a la casa, comunicación con ellos, sobre todo con el mayor vía celular, lugares que pueden transitar y los que no. Y en su trabajo, me imagino que tiene alguna clase de seguridad, cámaras o vigilante. En fin, poner los medios adecuados. Pero no vivir aterrorizados.

Eso desgasta mucho y no conduce a nada. Por otro lado usted tiene derecho a tener algunas otras actividades donde se realice. Ser miembro de algún grupo de solidaridad, ir a un gimnasio, cultivar amistades sanas. Tratar de vivir una existencia plena en un mundo complicado. Eso es posible. Recuerde que Dios la ama, la protege y que con Él usted es invencible.

Tags

plantillav5
plantillav5 SÍGUENOS EN NUESTRA FANPAGE
Patrocinador
sponsor
footer container