logoIntipucacity.com
plantillav5

Elegir el camino de la unidad y dejar la confrontación y el odio

Escrito por: Joaquín W. Chávez | 2020-06-07 06:30

...

Columna


Apenas se habla ya de pacientes, ni de médicos, ni del personal de salud en general. El problema sanitario del coronavirus ha quedado de fondo. La primera plana la ha tomado la crispación política, que tiene también su reflejo en el enfrentamiento entre el gobierno y todo lo que este considera oposición, que muchas veces solo son personas que piensan y opinan distinto. O no hemos aprendido nada o quieren que no lo aprendamos. Aquí apenas se habla ya de ciencia o de sanidad. ¿Quién se acuerda de los muertos, (a menos que sean de algún partido de oposición) de los enfermos, de los empleados de salud? Parece que va quedando solo el encabronamiento.

Hay más de 350 mil muertos por coronavirus en el mundo, en nuestro país ya hay cientos de empleados de salud, soldados y policías contagiados, falta personal en centros de salud, hay trabajadores agotados. Mientras, aquí la semana va dejando un debate político cargado de amenazas, insultos, dirigentes mal encarados, cálculos partidistas y, en definitiva, un descenso hasta los bajos fondos de la política conectados con el mal rollo que se va instalando entre algunos ciudadanos.

Sigue habiendo empleados de salud echando horas por sueldos mileuristas (menos de $350 al mes en cientos de casos), otros que aún caen contagiados, muchos que han entrado en un bache psicológico, los hay que denuncian incompetencia en la toma de decisiones en sus centros, demasiados que no saben si les renovarán. Estos mismos trabajadores de salud, que se la jugaron y se la siguen jugando en equipo por bajos salarios, son los que observan un panorama político instalado en el pleito, que nos cuesta lo suficiente como para trasladar soluciones y no bilis al personal.

Hay un discurso político mal intencionado que anima a que no se guarden las distancias de seguridad en la calle y alienta las protestas para que pongan al Gobierno contra las cuerdas. Detrás están los mismos que no han aceptado que en democracia los gobiernos se eligen en votaciones y duran cinco años, nos guste o no para gobernar el país. Dicen ser muy patriotas, pero al revisar sus antecedentes es poco lo que tienen de ese adjetivo, entregando una y otra vez nuestro país a las multinacionales.

El gobierno tampoco se salva. Por falta de rigor y de transparencia en el manejo de la crisis. La mayoría de ciudadanos tenemos claro que ni siquiera en el manejo de los datos reales de las cifras de los contagios y fallecidos existe transparencia por parte del gobierno; la insistencia de mantener un estado de emergencia para poder tener recursos sin filtros de ninguna clases, da mucho a que sospechar, sobre todo porque tiene el portón abierto en cuanto a las compras públicas.

En definitiva, el país necesita más unidad y certidumbre en una situación muy difícil, pero que se puede afrontar con más calma y mayores consensos. Los trabajadores de la salud lo han demostrado y lo siguen haciendo en el tajo. La política debe estar a la altura. Los juegos de poder son demasiado arriesgados cuando lo que está en juego es la vida de tanta gente. No puede ser que en la lucha contra una pandemia acabemos enfrentados unos con otros. No dejemos que nadie nos encabrone. No permitamos que al coronavirus le añadan el virus del odio.

Tags
Articulo Covid-19 Política
plantillav5
plantillav5 SÍGUENOS EN NUESTRA FANPAGE
Patrocinador
sponsor
footer container