logoIntipucacity.com
plantillav5

Benditos sean nuestros hijos

Escrito por: Columnas de grandes periodistas | 18/09/2016

...

Columna


Por Mimí Panayotti

Las parejas se casan, tienen hijos, tratan de educarlos lo mejor que pueden pero cometen un error común y es que se hacen muchas ilusiones con respecto al futuro de ellos, planeando su vida, su educación, la decisión sobre su pareja, etc.

La realidad de las cosas es que los hijos son prestados. Los hijos crecen muy rápidamente, sin pedirle permiso a la vida, con una estridencia alegre y a veces con marcada arrogancia

Ahora usted como padre está ahí, en la puerta de la discoteca, de los cines, de las excursiones a otros lugares, esperando ansioso, no solo que crezca sino que aparezca… Y nuestros hijos están entre hamburguesas y gaseosas, en las esquinas, con el uniforme de la escuela o colegio y sus mochilas en la espalda. Y nosotros mientras tanto, ya tenemos el pelo canoso.

Al principio nos acompañaban al campo, a la playa, a reuniones familiares y sociales. Se peleaban por la ventana de los carros. Después llegó el tiempo en que viajar con los padres se transformó en esfuerzo y sufrimiento: no podían dejar a sus amigos y a sus primeros amores.

Durante el tiempo de crecimiento, ellos han aprendido con nuestros errores y nuestros éxitos. Ojalá que no repitan nuestros errores. Paralelamente, nuestros hijos en el mundo de hoy deben lidiar con peligros que desconocen muchas de nuestras generaciones, maras, acosos sexuales, drogas, terroristas, violencia exagerada, corrupción alabada, consumismo sin control y bombardeo negativo de los medios de comunicación, Y nos llegó el momento en que nos quedamos solos, en silencio esperando esperanzados que ellos elijan bien en la búsqueda de la felicidad y conquisten el mundo del modo menos complejo posible.

A pesar de todo, los hijos alegran nuestro espíritu como nada ni nadie logra llenarnos ni alegrarnos.

Tags

plantillav5
plantillav5 SÍGUENOS EN NUESTRA FANPAGE
Patrocinador
sponsor
footer container