Y… ¿de dónde salió tanto amor?

Tue, 20 No



Por Armando Guzmán 

La delegación estadounidense a la toma de posesión presidencial en México será la más numerosa en la historia de los dos países. Más de 100 dignatarios. ¿Le sorprende?

A mí no me extraña. Cuando hay audiencias del Congreso en Washington sobre México, las salas se llenan a reventar. No es amor, tampoco es vecindad. Es ¡dinero!

Es la inversión extranjera directa que, para acelerar a la economía, empezó Porfirio Díaz. En 1901 esa inversión fue de $1.7 billones de dólares; $1.1 billones fueron de Estados Unidos.

Durante 100 años los dólares de inversión aumentaron lentamente. En 2,000 eran sólo $350,066,000,000.00, pero en 17 años esa cantidad se disparó a $509,087,000,000.00. El Banco Mundial, que me dio estas cifras, me dio también la inversión china en México en 2017 que fue casi la mitad de la inversión de EEUU ($242,489,331,627.00 dólares también).

Estados Unidos nunca pierde una oportunidad y tiene urgencia de recalibrar con México lo que Trump echó a perder. Los tiempos no podían ser más oportunos: nuevo gobierno en México, un Presidente sin lastre internacional, un nuevo tono anticorrupción y en Washington un nuevo dominio demócrata en la Cámara de Representantes.

Recuerde usted el 3 de octubre AMLO y Trump hablaron por teléfono y le dedicaron tiempo a los 4 puntos de desarrollo que el presidente electo le propuso a Trump en julio. Una inversión de $ 30 mil millones de dólares-supuestamente Trump lo vio con buenos ojos.

Ese dinero trabajaría desde la frontera sur de México hasta Centroamérica, incluiría Chiapas y el Caribe; abarcaría desde siembra de árboles frutales y maderables, hasta el tren maya, la construcción de una refinería, la rehabilitación de las refinerías que hay y el desarrollo del Istmo. Y si alcanza, habría dinero para el Bajío y la zona libre en la frontera norte mexicana.

Por eso tanta gente va a la toma de posesión.

La inversión directa de la industria de Estados Unidos abarca también sociedades con capitales mexicanos. Para que los dólares califiquen los estadounidenses necesitan controlar mas de 10% de las empresas en donde ponen su dinero.

Todo esto es lo que Trump quería parar. El problema es que ahora con tanto demócrata en el Congreso en Washington nadie puede afirmar que eso no ocurrirá. Los demócratas tradicionalmente defienden mas que los republicanos que las inversiones se queden a crear trabajos en Estados Unidos.

Del lado mexicano habrá que ponerse las pilas y defender que esa sociedad de inversión y trabajo continúe creciendo.

Conclusión:Ya le conté que aprobar el nuevo Acuerdo de Libre Comercio en el congreso estadounidense va a estar difícil. El uno de diciembre México tendrá que cabildear a cada miembro de la delegación a favor del acuerdo. Habrá que hacer de ellos aliados de México haciéndoles ver que no son los únicos. Los Chinos coquetean también con inversiones y dinero. En el amor y la guerra… todo se vale.


Comparte


Autor

Columnas de grandes periodistas

Artículos de grandes personajes de Latinoamérica que han marcado la pauta del quehacer político, sociocultural o religioso. Ellos (as) escriben para los periódicos de mayor circulación en el mundo.

Radios


Fiestas titulares - Marzo 2018

Responsive image

Videos


Facebook live de la semana

Facebook

Live

Archivos


© Intipucacity.com 2001 - 2017