Primera Semana de Trump en el Pode

...

29/01/2017


Por José Manuel Ortiz Benítez
Lo primero que sienten unos cuando lo ven es rechazo, otros sienten miedo. Sin embargo, hay muchos que sienten grandeza, dignidad y reverencia por el hombre, sin importarles en lo más mínimo los disparates que diga o las locuras que esté a punto de hacer.

Conozco a unos que saltan inmediatamente en su defensa cuando se le hace alguna crítica, por ejemplo que el personaje tiende a desvariar cuando se le confronta con los hechos, o que el hombre habla en términos peyorativos de las mujeres, de las minorías o de los minusválidos. “Disculpe, Ronald Reagan no era así” dice mi estimado tocayo Don Manuel. Pero sus bases ven en él  la misma ilusión,  esperanza y promesa de prosperidad que vieron en Ronald Reagan y lo defienden con uñas y dientes, como se les defiende a los miembros de las familias gitanas cuando alguien de fuera los ataca.

“Obama fue el peor presidente, no hizo nada por nosotros, no fue capaz de cumplir sus promesas, Obamacare fue un fracaso”, sostienen esos seguidores como si sacar los defectos del presidente anterior hiciera al presidente entrante más sabio, o más justo.

El hombre dice que va hacer un muro para frenar la entrada de gente peligrosa que ingresa fácilmente al país para cometer crímenes y hacer daño a Estados Unidos. Dice que por la frontera pasan alegremente cientos de miles de inmigrantes sin ser detectados, porque la frontera no está contralada  por nadie. “Pasan por nuestras fronteras sin que nadie les pregunte nada”, afirma cada vez que sale el tema de su boca. Los datos demuestran, sin embargo, que el paso de indocumentados por la frontera es el más bajo desde que se tiene registro de datos. Pero a él los datos, los hechos, las evidencias, no le importan, le importa lo que él cree, su olfato, su instinto ganador.

En contra de lo que le dice su partido y los expertos, insiste en institucionalizar la tortura porque le han dicho por ahí que la táctica de la tortura puede funcionar en algunos casos. “Nos pone al mismo nivel” en las tácticas que utilizan nuestros enemigos,  sostiene el precursor del mundo libre, profundamente convencido de estar en lo correcto, en lo que más conviene al país.

El hombre dice que va a realizar una investigación masiva para erradicar la participación fraudulenta de 3 a 5 millones de personas que votaron ilegalmente en las elecciones el pasado 8 de noviembre. Su partido le ha dicho que supere el tema, que hay otros asuntos más prioritarios encima de la mesa, pero él insiste en que le robaron 3 millones de votos, que por eso perdió el voto popular, y por tanto hay que investigar.

El hombre dice que va a castigar, retirando los fondos federales que por ley tiene que conceder, a las ciudades y localidades que piensa que no van a colaborar en la detención de inmigrantes indocumentados.

En contra de lo que le dice su partido, el hombre ha retirado a EE.UU. del tratado de libre comercio en Asia (TPP), que costó 8 años en construirse, y ha dicho que el siguiente en la guillotina es el tratado de libre comercio con México y Canadá (NAFTA).

El hombre dice que no va a desvelar su declaración de impuestos federales porque dice que los votantes ya lo validaron en el cargo, cuando lo eligieron en noviembre pasado, que ya no hace falta.

Presionado por su partido, el hombre eligió sabiamente al máximo dirigente del Partido Republicano, al Jefe del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, para ser el Jefe del Gabinete en la Casa Blanca.

En enero de 1981, Ronald Reagan eligió a James Baker como Jefe del Gabinete. En pocos días de aquella administración, Baker se había convertido en el hombre clave detrás del poder del presidente Reagan. Pero Priebus en esta administración está perdido.  Donald Trump, desafortunadamente, está haciendo exactamente todas las locuras que dijo que iba a hacer durante la campaña: construir el muro, criminalizar la inmigración, penalizar el aborto, negar el cambio climático, eliminar el comercio exterior, luchar contra los medios, aislar a las minorías, acercarse a Rusia, vetar a los musulmanes, castigar aquel que no esté de acuerdo con él, etc.

Reince Priebus necesita aparecer y hacer lo que tiene que hacer un Jefe de Gabinete: renunciar o poner orden y proteger la presidencia de EE.UU. aunque eso signifique protegerla del propio Donald Trump.

José Manuel Ortiz Benítez es columnista salvadoreño en la ciudad de Washington, DC. Twitter: @jjmmortiz

Autor


José Manuel Ortiz Benítez

El intipuqueño, José Manuel Ortiz Benítez emigró a Los Estados Unidos en 1985. Gracias a una beca del gobierno federal, se licenció en Relaciones Internacionales y en Economía de la Universidad de George Mason, en el condado de Fairfax, estado de Virgina, EE.UU. En 1995, emigró por segunda ocasión, esta vez a España, donde se especializó en el mundo de la imagen y la publicidad. José Manuel Ortiz Benítez también es analista, comunicador en espacios sociales y destacado columnista en medios escritos en El Salvador y Estados Unidos. José Manuel Ortiz Benítez ha producido gran cantidad de contenidos audiovisuales en Europa, Estados Unidos y El Salvador.

Buscar por Titulo

o Buscar por fecha

  • Radios

  • Responsive image
  • Responsive image
  • Votación

  • Responsive image
  • Video Reciente