“Imperfección de los Salvadoreños”

24/08/2014



Todos nosotros sabes los grandes defectos garrafales que poseemos, que se han convertido en parte de nuestra idiosincrasia. Siempre, dejamos las cosas para que el tiempo se encargue de resolverlas; eso es una enorme equivocación.

Muchas veces nos quejamos de nuestras circunstancias caóticas que vivimos. Empero, no hacemos NADA en absoluto por cambiarlas.

 Esta es una oportunidad para que hagamos algo por El Salvador, hacer un “nuevo salvadoreño”; lo único que tienes que hacer y si estás de acuerdo con las características del salvadoreño actual, es un esfuerzo por aplicar todas estas cualidades todos los días:

PUNTUAL. Los salvadoreños tenemos la tendencia a llegar tarde a todos los lugares, consideramos que el nuevo salvadoreño debe de hacerse una cultura en la cual el llegar a tiempo sea esencial, con la premisa de que el tiempo vale muchísimo y no es recuperable, por lo cual debemos respetar tanto el tiempo propio como el ajeno.

TRABAJO EN EQUIPO. En El Salvador no tenemos como costumbre trabajar en equipo, ayudándonos unos a otros, sino la tendencia de evitar que los demás sobresalgan y no podemos buscar el unir nuestras capacidades con las de nuestros compañeros, somos tremendamente individualistas.

DISPUESTO AL CAMBIO. Los salvadoreños tenemos tendencias a buscar siempre o casi siempre un status propio. Y tenemos un temor enorme al cambio y a lo que éste representa, definitivamente el nuevo salvadoreño tendrá que tener como característica principal una predisposición al cambio, una adaptabilidad enorme y una búsqueda constante de lo mejor para él y su país.

EVITAR LA INERCIA. Dejemos de ser “los hombres del FUTURO”, porque TODO lo dejamos para mañana. El nuevo salvadoreño tendrá que grabarse una acción inmediata en su mente y aplicarla en todas sus acciones, no dejar pendientes, terminar lo empezado, y cambiar el vicio de la negligencia.

 ORDENADO. Los salvadoreños somos desordenados, nunca podemos hallar las cosas en donde deberían estar, principalmente en nuestro trabajo y tenemos que aprender a darle un lugar a cada cosa y lo más importante dejar cada cosa en su lugar.

CONSTANTE. Los salvadoreños somos desesperados y buscamos resultados rápidos, debemos de concientizarnos de que el éxito que tengamos en el diario vivir será proporcional al tiempo que le invirtamos, la constancia que tengamos. Si una gota de agua cayendo sobre la roca logra perforarla, imaginemos lo que pueden hacer 6 millones de salvadoreños decididos a cambiar su historia.

RESPONSABLE. Aplicar responsabilidad en todos nuestros actos y en todos los aspectos de nuestra vida, evitando los clásicos pretextos del salvadoreño actual, que no son más que el reflejo de nuestra irresponsabilidad. Eliminemos el ‘ahí se va’, ‘pues ni modo’, ‘ya veremos’, ‘no pasa nada’, ‘se me antoja’ y ‘me vale’, ‘a mí no me toca’, ‘no me pagan por eso’, etc. Cada ciudadano tiene el país que se merece, ¿Acaso nosotros nos mereceremos el país que tenemos?.....  Claro, nosotros nos merecemos el  país que tenemos. Nosotros elegimos a un "Dundito" para presidente; simplemente, por creer en una bandera política.


Comparte


Autor

Carlos A. Velásquez Blanco (El Master)

Fundador y columnista de Intipucacity, Director y Productor del programa de televisión \"Punto de Vista\" que se transmite en el estado de Virginia, además es corresponsal radial de varias estaciones en Latinoamérica

Radios


Facebook

Archivos


© Intipucacity.com 2001 - 2017