"Lo cortes, no te quita lo bonito"

01/11/2015



Por Nelson A. Romero

DESDE EL SUR DE CALIFORNIA ...... Hace unos días, leyendo al escritor estadounidense Ralph W. Emerson (1803-1882), encontré la siguiente frase: “Life is not so short but, there’s Always time for courtesy” (La vida por breve que sea, nos deja tiempo para la cortesía); la cortesía es una exquisita fragancia que llega mas allá de quien la practica, perfumando a otros; ¿a quién no le gusta una palabra suave, una sonrisa amable o un efusivo apretón de manos?; creo que a muchos; en el trato con las demás personas debemos dejar tiempo para ello, estamos cada vez en un mundo más dinámico que nos relaciona cada día más  y la cortesía en todo momento y ocasión es una brisa refrescante y más aun si trabajamos en servicio al cliente.

En una ocasión regresando de Los Ángeles, California, a la ciudad donde resido, llegué con mi esposa a Santa Clarita a desayunar a un restaurante de una conocida cadena del país, preferí ese lugar por estar inmediato al Freeway 14 que me lleva a Lancaster; hay que esperar para ser ubicado en mesa por un anfitrión (Hostess), quien no se encontraba en su lugar, esperábamos sentados en el recibidor por más de veinte minutos, cuando llegó una señora americana y una de las meseras fue a recibirla y la acomodo rapidito, luego llegó un señor y otra mesera fue a su encuentro dándole mesa, ya teníamos para entonces treinta minutos en fila de espera, cuando llegó otra señora y sucedió lo mismo; entonces apareció un mesero hispano, llamándole le pregunte porque no nos daban mesa, me contesto: “que tenía que esperar a que llegara la persona encargada para ubicarnos, que ese era el protocolo”, le dije que habían llegado otras personas después de nosotros y habían sido atendidas inmediatamente, me contesto: “ ellos son clientes habituales”; ya tenemos más de cuarenta minutos en espera y la Hostess no aparece, dije, un poco serio me contestó: “pues tiene que esperar” .

Este restaurante en su “Visión en conjunto” dice: “Estamos abiertos a cada hora de cada día y eres bienvenido cada vez que tengas un antojo, también hace del mundo un lugar mejor, de esta manera cuando la puerta se cierra detrás de ti, esperamos que sientas como si de alguna manera aun estuviera abierta… bien abierta”.

Me pareció un acto de discriminación o racismo quizás por ser “hispanos”, en ningún momento me molesta ese trato a mi persona, pues los ignoro y lo considero solo actos de perversidad; nos fuimos  hacia Lancaster donde desayunamos y almorzamos a la vez en un restaurante en donde se nos atendió con prontitud y cortesía; concibo que la cortesía al igual que la caridad debe de comenzar en casa con nuestros seres queridos, también con amigos, vecinos y con todo semejante, mi “joven madre” en mi adolescencia, enfadada solía decirme cuando yo por desconocimiento y  educación faltaba a esa vital norma del comportamiento humano: “lo cortes, no te quita lo bonito”, extraño mucho sus consejos.

Continúo visitando estos restaurantes, inclusive el de Santa Clarita, pues me gustan sus deliciosos y suculentos desayunos, también porque están abiertos las veinte y cuatro horas del día, siete días a la semana; en la mayoría de las veces he tenido la suerte de encontrar a empleados, que si hacen de ese lugar “un mundo mejor”.

 “Las instituciones no son las defectuosas, sino algunas de las personas que las representan”, me digo para mí mismo, parafraseando al revés a “Pink Floyd”.

 Lancaster, CA Noviembre de 2015.


Comparte


Autor

Nelson A. Romero

Articulista benemérito migueleño, graduado con meritos universitarios en la carrera de Ingeniero Agrónomo, en la actualidad radica en Lancaster, California.

Radios


Facebook

Live

Archivos


© Intipucacity.com 2001 - 2017